Cómo no sólo de cosmética vive la mujer hoy vengo con novedades en el blog. Yo Lo pruebo no sólo se basa en mi experiencia con productos de maquillaje, alimentación y cosmética; me gustaría recopilar mis opiniones sobre lugares de ocio, viajes, hoteles, restaurantes, bares, museos y muchos más que vaya conociendo. ¿Qué os parece?

Espero que ésta nueva vuelta de tuerca en el blog sea de vuestro agrado y que sirva como un apartado más para el blog y darle frescor.

Para comenzar con éste apartado os contaré mi experiencia con un restaurante de comida asiática o china. La categoría se llamará De Bares. Y en ella os hablaré sobre bares de tapas, restaurantes, autoservicios, pastelerías, etc….

El restaurante ésta cerca de dónde vivo y dentro del Centro Comercial Plenilunio, Madrid. Se llama Orient y es el clásico restaurante buffet libre de paga y come lo que quieras.

18

La verdad que siempre salen ellos ganado conmigo porque yo no amortizo nunca un buffet libre, pero…. me puede más el ansia de ver tantas cosas para comer que pensar que estoy pagando más de lo que voy a comer.

A éste restaurante chino he ido varias veces y la verdad que me había sorprendido gratamente por tener una zona de sushi con variedades, platos muy buenos (gambas con champiñones) y que tuviesen la bebida refree. La mayoría de estos restaurantes la bebida siempre es aparte y al final te sale todo por un pico.

Hace tiempo que deje de ir porque me aficione mucho más a otro restaurante chino con wok que está más cerca y además, te llevan la comida a casa. Por el mismo precio me sobra comida que la puedo aprovechar para el día siguiente y está muy buena.

Pero… dando una vuelta el otro día, vi que lo habían remodelado y cambiado. Había más mesas y además parecía que tenían más variedad de comida…… ¬¬ parecía.

Convencí a mi chico y entre regañadientes pagamos los 12,99€ por persona de rigor para poder disfrutar del buffet libre. Al entrar tan tranquilos, el chino de la puerta nos hizo un gesto dándonos a entender que debíamos pagar antes de entrar. Mmmm, antes se pagaba una vez terminabas de comer pero las cosas cambian.

Pagamos y a la mesa. Aissss!!!! Cuando levanté toda emocionada la mirada hacia las nuevas mesas de comida pensando descubrir nuevos sushis o cualquier otra delicatesen y encontré que lo que habían puesto era más fruta de lata y cuencos con gusanitos, palomitas, aceitunas y patatas. Cómo? Y el sushi? Y los otros platos nuevos? Dónde estaba?

Nada, no había nada. Sólo fritanga (patatas, san jacobos, alitas de pollo, rollitos falsos, croquetas,…. ) los cinco o seis platos típicos de todo restaurante chino, ensalada de pasta, de patatas y dos más, pizzas congeladas y la zona de postres con más frutas de latas, yogures hacendando, helado y unos pastelitos.

Además, tardan mucho tiempo en reponer la comida que se va a acabando. Si entras un dia con mucha gente no esperes repetir plato porque tardará.

Casi me quería morir cuando mi chico me dijo, no ves…. Por el precio que hemos pagado el que está al lado de casa tiene mejor comida (empanadillas al vapor, sushi,  bolas de sésamo, ….) y si sobra tienes para el día siguiente.

Y era totalmente cierto, caí en el engallo de no poder ver la comida hasta después de pagar y descubrir cómo habían quitado platos para cambiarlos por cuencos llenos de palomitas de maíz y gusanitos que los niños se dedicaban a chupetar y volverlos a dejar en el cuenco de nuevo.

En fin, la moraleja es que no vuelvo más por el restaurante Orient del plenilunio. Esa la primera y la segunda es ver la comida antes de entrar en un buffet libre.

 

¿Habéis estado allí o en otro similar? Esa ha sido mi experiencia y asi os la he contado 🙂

 

Siento mucho no poder dejaros fotos propias pero con el desengaño que me lleve y la cara de mi chico ni  me acordé de ello. Lo siento.

gracias